Hoy es el día en el que los emperadores eméritos Akihito y Michiko de Japón abandonarán el Palacio Imperial de Tokio para pasar unos días en la Villa Imperial de Hayama, en la prefectura de Kanagawa, donde la familia suele pasar algunas temporadas de descanso en invierno.

Artículo relacionado

Terminado este periodo, la pareja se trasladará a otra de las propiedades de la familia, Goryo Bokujo, en Tachiai, donde podrán disfrutar de unos días rodeados de naturaleza, mientras algunas de sus pertenencias permanecerán almacenadas en Tokio.

Akihito y Michiko de Japón
Gtres

Llegados al 31 de marzo, Akihito y Michiko se mudarán a la residencia imperial de Takanawa, en Minato. Allí permanecerán hasta que concluyan las obras de la residencia imperial de Akasaka, lugar escogido para que vivan definitivamente una vez que se hayan hecho las reformas pertinentes para adaptarse a su movilidad reducida, con algunas rampas y ascensores.

Después de haber vivido en el Palacio Imperial durante 26 años, los emperadores eméritos Akihito y Michiko experimentarán estos cambios considerados para ellos de alta carga emocional. En su nueva residencia fue donde criaron a sus tres hijos, por lo que tendrán ocasión de rememorar grandes y muy felices momentos.

Akihito y Michiko de Japón
Gtres

Por su parte, también el Palacio Imperial de Tokio ha comenzado a someterse a una serie de remodelaciones para cumplir con las necesidades de Naruhito, Masako y la princesa Aiko, quien acaba de estrenar su mayoría de edad anunciando que acudirá a la misma universidad en la que estudió su padre.

Por el momento, los emperadores han estado viviendo en la residencia imperial de Akasaka y se trasladaban a diario al Palacio Imperial para cumplir con la obligaciones de sus agendas, a pesar de que la crisis sanitaria mundial por la que atraviesa también el país nipón ha paralizado en gran medida los compromisos de los soberanos. Queda esperar si se seguirá adelante con la investidura de Fumihito de Japón, prevista para el próximo 19 de abril.