Se trata de una medida preventiva, pero no deja de ser alarmante. Japón ha extremado la seguridad con respecto a la propagación del coronavirus, que ya se ha cobrado una vida en el país. Y el escudo de protección no deja al margen a la Casa Imperial, que se ha visto obligada a cancelar el saludo público desde el balcón que realiza tradicionalmente el Emperador en el día de su cumpleaños.

Artículo relacionado

Tal y como se ha informado a través de un portavoz del propio mandatario, se extremarán las medidas para evitar cualquier riesgo de contagio, y este acto suponía la reunión de cientos de personas que pretendían recibir y felicitar a Naruhito en su día.

Naruhito y Masako de Japón
Gtres

El nuevo emperador cumplirá 60 años el próximo domingo 23 de febrero en el que será su primera celebración desde que accedió al trono del Crisantemo tras la abdicación de su padre Akihito. Como viene siendo tradición, en el día de su cumpleaños los emperadores salen al balcón del Palacio Imperial a saludar a sus ciudadanos y, en este caso, lo hubiera hecho acompañado de su esposa, la emperatriz Masako, así como de otros miembros de la familia, entre los que estaría su hija la princesa Aiko.

Sin embargo, debido a estas medidas de precaución por el momento será aplazado el saludo imperial. Japón ya ha detectado más de 400 casos de infecciones por coronavirus, según los datos ofrecidos por el ministerio de Sanidad nipón, por lo que toda línea de protección es poca.

Naruhito y Masako de Japón
Gtres

Fue en diciembre de 2018 cuando los japoneses pudieron disfrutar del último saludo público con motivo del 85º cumpleaños de Akihito. Como era de esperar, la cita reunión a miles de personas a las que el jefe del Estado deseo un 2019 "brillante y bueno" para todos tras agradecer el calor de los ciudadanos con estas palabras: "Estoy encantado de haber recibido tal celebración por parte de tanta gente por mi cumpleaños", anunciaba desde el balcón de Palacio.