De nuevo el País del Sol Naciente tiene una cita con su Casa Imperial. Era el pasado 22 de octubre cuando Naruhito era proclamado nuevo emperador de Japón en una ceremonia que tuvo varios días de celebración y a la que acudieron miembros de la realeza y mandatarios de todos los rincones del mundo.

Artículo relacionado

Ahora, el Imperio marca en su calendario el próximo 19 de abril, día en que se llevará a cabo la ceremonia en la que se designará oficialmente a Fumihito, también conocido como príncipe Akishino, el hermano del emperador Naruhito, como heredero. Será casi un año después de que el nuevo mandatario recibiera las insignias del poder imperial ante los miembros del Gobierno tras la abdicación del emperador Akihito, un hecho que no ocurría en el trono imperial desde hacía 200 años.

Príncipe Akishino y princesa Kiko
Gtres

Con ello, daba comienzo la nueva era japonesa denominada Reiwa, que significa "hermosa armonía", una designación que por primera vez proviene de una obra literaria japonesa, Man'yōshū, la antología más antigua del país. Esta etapa sucede al periodo Heisei, que finalizaba el pasado 1 de mayo con la retirada del ya exemperador.

La noticia viene marcada por un asunto que lleva años preocupando a los japoneses: la posibilidad de que la princesa Aiko accediera al trono con un posible, pero prácticamente inviable, cambio en el sistema sucesorio nipón. Esta ceremonia cerrará las puertas a la posibilidad de que la joven se convirtiera en emperatriz, dando paso así a una nueva era en la historia de Japón. El Gobierno prometía hace unos meses que, tras la entronización del emperador Naruhito, se valoraría la opción de esta modificación, una propuesta que tras el reciente anuncio termina por quedarse en solo una ilusión.

Aiko de Japón
Gtres

En cuanto a la ceremonia de Fumihito -que recibe el nombre de Rikkoshi, no Rei-, será similar a la que tuvo lugar en 1991 para proclamar a Naruhito como heredero, después del ascenso de Akihito al Trono del Crisantemo por el fallecimiento de Naruhito. El príncipe será vestido con un traje ceremonial y pronunciará un discurso anunciando su nuevo estatus, tras el cual hablarán los actuales emperadores, Naruhito y Masako. Para finalizar, se pronunciará el llamado Yogoto, un mensaje de felicitación realizado por el primer ministro, con el que también concluye el ciclo de celebraciones y actos relacionados con la sucesión imperial.

Naruhito y Fumihito de Japón
Gtres

Con la idea de otorgarle a la cita un aire más moderno y también más austero, la Casa Imperial ha informado de que en lugar de tres banquetes durante dos días, se celebrarán solo dos y en una sola jornada, y ambos serán, además, tipo buffet, la gran novedad con respecto a las anteriores celebraciones. Serán más de 750 invitados, entre Familia Imperial, miembros del Gobierno, representantes de las prefecturas y embajadores, los que acudan al gran día al que, por ser menor de edad, el futuro heredero Hisahito no podrá asistir.