Continúan las peleas en la Casa Hannover. Ernesto, jefe de la casa Güelfa, parece que se ha aficionado a protagonizar los titulares más polémicos y no da tregua. La última discusión la acaba de protagonizar con su hijo, Ernesto de Hannover junior, a quien le ha presentado una demanda millonaria reclamando parte del patrimonio famiiar.

Artículo relacionado

El aún esposo de Carolina de Mónaco ha interpuesto una demanda contra su hijo mayor ante el Tribunal Regional de Hannover con la que le reclama un total de cinco millones de euros correspondientes a los bienes que supuestamente tiene en su poder sin corresponderle. El Castillo de Marienburg es la propiedad más importante de este conjunto, sede de la Casa y origen de todo el conflicto, tal como informa Bunte.

Carolina de Mónaco y Ernesto de Hannover
Gtres

La demanda indica que Ernesto Augusto habría "violado gravemente los derechos, intereses legales e intereses del demandante", acusaciones que puede alegar en un plazo máximo de 15 días. Tras los diferentes altercados que el padre de Alexandra de Hannover ha tenido este verano en su finca de Austria, con esta nueva pelea sorprende de nuevo a su familia.

Según informa el citado medio, Ernesto ha solicitado ayuda a su hijo en diferentes ocasiones, reclamaciones de las que se ha hecho oídos sordos, razón por la cual podría haber decidido llevar la disputa por la vía legal. No es ningún secreto que Ernesto Augusto muestra total indiferencia hacia su padre.

Artículo relacionado

Un conflicto que no deja de crecer y que tiene su origen varios años atrás, cuando el marido de la diseñadora rusa Ekaterina Malysheva decidió vender el Castillo de Marienburg por una simbólica cantidad de un euro porque no quería gastar más dinero en su mantenimiento. El nuevo propietario se comprometía a financiar los gastos de renovación de la residencia, una suma que podría alcanzar los 60 millones de euros.

Una transacción a la que Ernesto padre se opuso, cancelándola de inmediato e ignorando las advertencias de su hijo: ellos no podían hacerse cargo de los gastos, que tal y como aseguró estaban acabando con su patrimonio personal.