Parece que la batalla entre los Hannover no tiene fin. Si en Navidad todas las familias hacen por reunirse y pasar unos días de paz y armonía, parece que el clan de Ernesto ha vuelto a coger las armas haciéndolo un feo público de lo más llamativo.

Artículo relacionado

Así, el hijo mayor del jefe de la depuesta Casa Real de Hannover ha enviado una postal navideña en la que deja clara su posición y quiénes son los miembros de su familia que siempre están a su lado, asestándole la "puñalada" definitiva en un año en el que los escándalos protagonizados por el príncipe alemán han sido más que sonados.

Tal y como se ha publicado a través de Instagram en la cuenta My royal replies, la felicitación de Ernesto tenía una respuesta de lo más inesperada. El heredero de la Casa de Hannover, junto a su mujer y sus dos hijos y mascotas, protagonizaba esta instantánea en la que también les acompañaba la madre de él, Chantal Hochuli. La presencia de la expareja de Ernesto es un gesto de lo más destacado teniendo en cuenta su vida alejada prácticamente al cien por cien de los focos mediáticos.

La mujer, además de dejar clara su posición, se une a la actitud de Carolina de Mónaco, aún esposa de Ernesto, quien está evitando separarse de él legalmente para defender el legado de sus hijos. Cabe recordar que Ernesto ha protagonizado un año repleto de altercados y desvarías que señalan su irregular estado mental.

Junto a la familiar imagen, también queda señalada la ruptura de la tradición de los Ernesto en la Casa Hannover: el hijo pequeño de la pareja, quien debería ser el heredero legítimo de la casa en un futuro, "firma" como Welf August. Un gesto más que aleja al cuñado de Alberto de Mónaco tanto de su primogénito como del resto de la familia.