Los duques de Cambridge están disfrutando de una semana de vacaciones. Coincidiendo con la semana blanca del colegio de George y Charlotte, Guillermo y Kate han aprovechado para tomarse unos días libres y dedicar el máximo tiempo posible a sus dos hijos mayores y al pequeño Louis. Un descanso que esperaban con muchas ganas después de lo intensas que han sido las últimas semanas en la familia real británica. Desde que Harry y Meghan anunciaron que dejaban de formar parte de la realeza, los duques de Cambridge ganaron todavía más responsabilidades de las que ya tenían. En los últimos días no han parado de asistir a eventos oficiales y todas las miradas están puestas en ellos como la gran esperanza de los Windsor.

Artículo relacionado

Todo esto ha hecho que el matrimonio esté un poco agotado. Por eso han tomado una decisión sorprendente en cuanto a sus vacaciones se refiere. Cada vez que tienen unos días libres abandonan Kensington Royal, su residencia oficial, para poner rumbo a un destino en el que alejarse de la presión mediática y de la rutina. Normalmente revelan cuál es el sitio elegido para disfrutar junto a sus hijos y piden que por favor respeten su intimidad. Pero en esta ocasión no lo han hecho.

Guillermo y Kate

El príncipe Guillermo y Kate Middleton han decidido blindar sus vacaciones por completo y no revelar dónde han ido junto a los pequeños. Entre los posibles destinos están alguna estación de esquí o su casa de vacaciones Anmer Hall, situada en Norfolk. Pero no hay nada seguro. La intención de los duques de Cambridge con mantener el secreto del lugar en el que están desconectando del estrés del día a día es que nadie les moleste. Ahora que se avecinan semanas muy fuertes de trabajo lo que quieren es estar tranquilos y alejarse de todas las polémicas que rodean a su familia.