Eduardo y Sophie de Wessex están buscando cocinero. El hijo pequeño de Isabel II y su mujer han publicado en su página web una oferta de empleo con la que buscan a la persona que se encargue de elaborar el menú diario y los platos que van a servir en los eventos en los que tienen invitados especiales. Para optar al puesto hay que cumplir algunos requisitos como tener formación y experiencia en el sector y mucha disponibilidad. Pero quién sabe… Quizá la persona que entre a formar parte del equipo de cocina, termine desarrollando su tarea en otro departamento de la casa de los condes de Wessex. Esto fue lo que le pasó a David Quick.

Artículo relacionado

Este hombre entró a trabajar hace unos años como cocinero del hijo y la nuera de la reina de Inglaterra. Tan bien se le daba su trabajo y tanto confiaba el matrimonio en él que le nombraron jefe de cocina. Durante mucho tiempo estuvo al mando de un equipo de veinte personas, supervisando que nada fallase en todo lo relacionado con la comida de la familia Wessex. Hasta que de repente, su rumbo laboral cambió. Mantenía muy buena relación con Sophie y hablaban de temas que iban más allá de lo gastronómico. Uno de estos temas era la moda. Y entre una cosa y otra terminó convirtiéndose en el estilista de la mujer del príncipe Eduardo.

Sophie de Wessex

De esta forma en el año 2015 David salió de las cocinas para encargarse del armario de Sophie. Era un ámbito en el que hasta el momento no tenía experiencia. Pero desde la familia real británica se dieron cuenta de su talento oculto y decidieron darle una oportunidad. Comenzó a dedicarse a elegir la ropa, complementos, peinados y maquillaje que acompañan a la condesa de Wessex en cada una de sus apariciones y quedó claro que aunque los fogones se le daban bien, lo de ser estilista era su verdadera pasión.