La Casa Real española está viviendo unos días más que complicados. La crisis del coronavirus ha sacudido de lleno a Zazuela, que ha ido dando pasos para que los Reyes no se vean afectados. Don Felipe y doña Letizia se encuentran confinados e incluso tuvieron que someterse al test del Covid-19 para confirmar que no están contagiados después de que Irene Montero, con quien la consorte había compartido un acto oficial, diera positivo.

Artículo relacionado

A este grave problema al que está haciendo frente todo el país, la Casa Real ha tenido que sumar la decisión del Felipe VI de renunciar a la herencia de su padre “ante las informaciones referidas a S.M el Rey Don Juan Carlos, aparecidas hasta la fecha en distintos medios de comunicación”. En concreto, etas informaciones hacían referencia a la vinculación del emérito con varias cuentas opacas en el extranjero.

Unas informaciones sobre don Juan Carlos que han hecho que todos los ojos se fijen en él. Los Reyes Eméritos se encuentran confinados y no han hecho ninguna declaración al respecto. Es más, el lugar en el que ambos se encuentran se ha convertido en todo un misterio que ni desde la propia Casa Real han querido desvelar, tal y como ha recogido 'Vanitatis'.

Rey Juan Carlos Reina Sofía
GTRES

Don Juan Carlos y Doña Sofía podrían estar pasando el confinamiento juntos o por separado. Ambos forman parte del grupo de riesgo debido a su avanzada edad, lo que estaría obligando a extremar todas las precauciones.

La última vez que alguno de ellos hizo una aparición pública fue el pasado 6 de marzo, cuando doña Sofía acudió a la iglesia del Cristo de Medinaceli en Madrid. Como es tradición en cada primer viernes de marzo, la Reina Emérita se sumó a todos los fieles que adoran la talla del cristo. Eso sí, lo hizo cumpliendo con las recomendaciones sanitarias y no besó ni tocó la imagen.

Artículo relacionado

En el caso de los Reyes, la princesa Leonor y la infanta Sofía sí que se conoce el lugar en el que están pasando la cuarentena. La familia se encuentra confinada en su residencia habitual, el llamado Pabellón del Príncipe, a tan solo un kilómetro de el palacio de la Zarzuela.