Las señales del destino que le están diciendo a la hija de Sarah Ferguson y el príncipe Andrés que no se case no cesan. La última es el coronavirus. Beatriz de York y Edoardo Mapelli contraerán matrimonio el próximo 29 de mayo en Londres. Todavía quedan más de dos meses para que se celebre el enlace entre la nieta de Isabel II y el multimillonario italiano, pero teniendo en cuenta los últimos acontecimientos en torno al coronavirus, no sería de extrañar que afectase a la celebración. Son ya varias las parejas que han decidido retrasar sus bodas por las consecuencias que está provocando el COVID-19.

Artículo relacionado

La boda de Beatriz de York va a ser un evento multitudinario. Pese a que de momento no va a ser retransmitido por televisión y no va a haber la misma cantidad de invitados que a otras bodas de la familia real británica, se espera que haya cientos de asistentes, algunos de ellos como su propia abuela pertenecientes a la población de riesgo debido a la edad. Por otro lado algunos de los invitados al enlace tienen que viajar desde diferentes lugares, en especial desde Italia. El novio es italiano, en concreto de la región de Lombardía, y muchos de sus familiares y amigos viven uno de los países más afectados por la enfermedad. Entre los que tienen que viajar están Harry y Meghan, que tendrán que poner rumbo a Londres desde Canadá y por ahora es una incógnita cómo estará el espacio aéreo en ese instante.

Beatriz de York y Edoardo Mapelli

Este contratiempo hay que sumarlo a otros que están provocando que los preparativos de la boda de Beatriz de York estén siendo todo un quebradero de cabeza. Nada más anunciar su boda saltó la polémica de su padre con el caso Epstein. Además de empañar su boda, este conflicto hizo que se decidiese que la boda no se financie con dinero público y que tenga carácter privado. Además las constantes comparaciones de la boda de Meghan y Harry con la que está preparando Beatriz y la asistencia de la duquesa de Sussex y la duquesa de Cambridge al evento le están restando mucho protagonismo.