Beatriz de York está viendo cómo el coronavirus está afectando a su boda. Esta misma semana se emitió un comunicado desde Buckingham Palace en el que se informaba de que la recepción que la nieta de Isabel II y su pareja Edoardo Mapelli iban a ofrecer en los jardines del palacio para celebrar su enlace quedaba suspendida. De esta forma, aunque de momento habían decidido continuar adelante con su boda, los festejos se iban a ver muy reducidos.

Artículo relacionado

En ese mismo comunicado dejaron claro que la hija de Sarah Ferguson y el príncipe Andrés y el multimillonario italiano estaban estudiando la opción de aplazar su enlace previsto para el 29 de mayo. Y ahora ha sucedido algo más por lo que la pareja ve afectada su boda. De momento en Reino Unido no existe la prohibición de celebrar bodas durante la crisis del coronavirus, pero sí que se ha hecho una limitación a la hora de celebrar un enlace. Solo se permite que en la iglesia haya cinco personas, los novios, el sacerdote y los dos testigos. De esta forma Beatriz y Edoardo solo podrían contar con dos invitados en su enlace, dejando fuera incluso a personas tan importantes como sus padres, hermanos e incluso el hijo del italiano.

Beatriz y Edoardo

Esta última noticia hace que las probabilidades de que aplacen su boda aumenten. Un enlace que se ha llegado a tachar de gafe porque desde que anunciaron su compromiso ha estado repleto de contratiempos. La polémica que envuelve al príncipe Andrés por el caso Epstein, el hecho de no poder celebrar la boda fuera de Reino Unido porque Isabel II no lo permite o que la mayoría de invitados por parte de Edoardo procedan de Italia, el lugar más afectado por el coronavirus, han hecho que la boda esté siendo un quebradero de cabeza para la pareja.