No puede más. Beatriz de York está harta por cómo están siendo los preparativos de su boda. En lugar de disfrutarlos, para la hija de Sarah Ferguson y el duque de York los meses previos a su enlace con Edoardo Mapelli están suponiendo muchos quebraderos de cabeza. Quería que su boda se celebrase en Italia y su abuela se lo impidió. Las televisiones británicas no quieren emitir su enlace. No va a poder utilizar dinero público para su gran momento. Y por si todo esto no fuera suficiente, el escándalo de su padre con el caso Epstein y la salida de Harry y Meghan de la familia real británica, han hecho que su boda pase a un segundo plano.

Artículo relacionado

Todos estos acontecimientos han hecho que la fecha de la boda todavía esté en el aire y que se haya retrasado más de lo previsto, algo que tiene muy enfadada a la nieta de Isabel II. Según medios británicos todo apunta a que el 29 de mayo será el día en el que Beatriz y Edoardo pasen por el altar. Pero desde Buckingham Palace todavía no lo han confirmado y no sería la primera vez que cambian de día para celebrar la boda. El lugar también sigue siendo un misterio. Será en Reino Unido teniendo en cuenta la negativa de Isabel II de que Beatriz se casara en Italia porque ella no está dispuesta a coger un avión. Aunque no está confirmado, hay un lugar que tiene todas las papeletas para acoger el evento y se trata de una propuesta que ha hecho la monarca británica a su nieta.

Beatriz de York

Isabel II le ha dado la opción de que la boda tenga lugar en Buckingham Palace. Lo ha hecho en forma de regalo porque de esta manera la boda de la hermana de Eugenia de York cobraría algo de protagonismo. Se trata de la residencia oficial de Isabel II y no le ofrece a cualquiera que celebre un evento allí, todo lo contrario. Así que de momento todo apunta a que se celebrará a finales de mayo en Buckingham, pero falta la confirmación oficial.