Se trata de una de las "citas" virtuales que menos gustan a la monarquía, y es que nadie quiere ser tachada de "gastona" frente a sus homólogas. Así lo anunciaba públicamente Rania de Jordania cuando el año pasado se convertía en la más despilfarradora. El estudio anual realizado por UFO No More ha hecho pública la lista de las más derrochadoras de 2019, y el resultado es bien diferente al del año pasado.

Artículo relacionado

Pese a lo que se podía imaginar, ni Ni Máxima de Holanda, ni Kate Middleton, ni Meghan Markle encabezan el ranking del año pasado. Por sorpresa de mucho y bastante obvio para otros, el oro de esta edición es para Charlene de Mónaco. La cifra estimada se aproxima a los 151.000 euros que ha desembolsado por 56 piezas. Otras 35 están sin identificar, así que es imposible saber el precio, pero queda claro que su gasto es mucho mayor.

Charlene de Mónaco
Gtres

Tras ella se encuentran la duquesa de Sussex, con 111.000 euros pagados por 125 prendas, quedando solo otras 40 por identificar, y Mary de Dinamarca, que se aleja bastante de ellas con 70.000 euros de gasto. Al principio de este año, la heredera danesa concedió una entrevista hablando del problema climático y recordando que el sector de la moda tenía mucho que ver. Mary aseguró que tras informarse, había tomado la decisión de gastar menos y reciclar más, una iniciativa que se ha notado gratamente en sus cuentas.

Gráfico UFO No More
UFO No More

El gráfico señala también a Kate Middeton -en cuatro lugar con una cifra que ronda los casi 69.000 euros-, y a la reinas Letizia (50.000 euros) y Sofía (48.000 euros), séptima y octava, respectivamente, por detrás de Beatriz deYork (63.000 euros) y Sophie de Wessex (con 55.000 euros).

A la cola del gráfico se encuentran las princesas Mette-Marit de Noruega y Magdalena de Suecia. Esta situación de debe a que sus apariciones públicas son cada vez más escasas, por lo que ambas royals no tienen la necesidad de invertir grandes cantidades en su armario además de no conocerse oficialmente las prendas que utilizan en su día a día, por lo que es imposible contabilizar los estrenos que hacen.