Este domingo la princesa Charlene llegaba al Yacht Club de Mónaco proclamándose vencedora de la carrera solidaria organizada por la fundación que lleva su nombre: la Waterbike Race que suponía 24 horas de bicicleta acuática para cruzar el estrecho entre Córcega y el Principado.

Artículo relacionado

Lo hacía junto a su equipo Serenity, y con una marca de 22 horas y 33 minutos, recibiendo la bienvenida de su orgulloso marido, el príncipe Alberto, y de unos emocionados Jacques y Gabriella. El equipo Notorious, encabezado por su hermano, Gareth Wittstock, secretario general de la Fondation Princesse Charlène, cruzó la línea de meta 14 minutos después.

Charlene de Mónaco

La Waterbike Race se trata de un desafío extremo, sin precedentes, para el que Charlene se ha estado preparando durante todo el verano. Además de disfrutar de uno de sus mejores veranos en familia, la cuñada de Carolina de Mónaco ha mantenido un duro y enriquecedor entrenamiento junto a algunos de los participantes.

Charlene de Mónaco

La prueba se ha realizado con el objetivo de promover de nuevo los programas de la fundación: Learn to swim, para el aprendizaje de la natación; y Water Safety, para la prevención del ahogamiento.

Durante las dos jornadas que ha durado el desafío, la princesa ha superado 180 kilómetros pedaleando sobre el Mediterráneo en una bici adaptada para el agua. Cabe recordar que, además de su entrenamiento, Charlene cuenta con un pasado olímpico en natación, lo que la convierte en una atleta que ha demostrado con crecer que aún mantiene su fuerza física y mental.

Alberto, Charlene, Jacques y Gabriella de Mónaco

Además del orgullo de su marido -y el beso a su llegada a la meta que demuestra que están mejor que nunca-, los pequeños Jacques y Gabriella no se han perdido el momento de gloria de su madre. Presentes tanto el sábado como el domingo en todo momento, los mellizos acudían ilusionados y protegidos para el sol, con gorritos y gafas, demostrando una vez más que su corta edad no está reñida con ser unos auténticos fashion victims.

[Imágenes: Palais Princier de Monaco / Eric Mathon]