La Navidad llega al Principado con la inauguración de su Village de Noël (pueblo navideño), ubicado a lo largo del paseo marítimo de Mónaco. Y ha sido el pasado viernes 6 de diciembre cuando la Carolina de Mónaco y el príncipe Alberto II volvieron a darse cita en este evento tan entrañable.

Artículo relacionado

Siguiendo su agenda oficial y acompañados de las figuras de la política de la región, los hermanos Grimaldi han dado por inaugurada la 20ª edición de este pueblo navideño que este año se ha levantado con la temática "Blanca Navidad". El espacio de atracciones -completamente gratuito- tiene como finalidad ser lugar de ocio y entretenimiento para locales y turistas durante las fiestas, y estará abierto al público hasta el próximo 5 de enero. Entre otras actividades, los asistentes contarán con talleres infantiles, iluminaciones especiales, actuaciones musicales y espectáculos como el Moscow Circus on Ice, que se representará sobre la pista de hielo del mercado.

Para la ocasión, la princesa ha querido rendir un pequeño homenaje a su madre a través de su estilismo. Siempre elegante y acertada, Carolina de Mónaco vuelve a demostrar que siempre lleva a la icónica Grace Kelly en su mente y en su corazón. Sobre su elección, la hermana de Estefanía de Mónaco ha lucido un original abrigo de estilo masculino y animal print combinado con un jersey negro de cuello alto y falda de ante marrón, todo ello combinado con unas botas altas de ante marrón y guantes de cuero negros.

El complemento que ponía el broche de oro a su look ha sido el bolso Kelly de Hermès, en versión mini y color caramelo, al que su madre dio nombre en 1956. Se trata de uno de los modelos favoritos de Carolina que hemos podido ver en muchas otras ocasiones. Sin duda, el mejor homenaje para llevar el recuerdo de madre siempre con ella.