Cuando parecía que Charlene había reactivado su agenda y que retomaba sus apariciones públicas, también junto a su esposo, Alberto de Mónaco vuelve a viajar solo para afrontar una de las cuestiones que más le preocupan y en las que está más involucrado.

Artículo relacionado

El soberano no iba a faltar a la Cumbre del Clima en Madrid, una de las citas más importantes de la década con respecto a la emergencia climática.

Durante los días que está durando el evento, Alberto de Mónaco participará en diferentes charlas y conferencias para mostrar su apoyo y preocupación, así como para revalidar su papel como presidente de Because The Ocean, una organización que ha presentado un informe sobre la capacidad de los océanos para frenar el calentamiento global.

Alberto de Mónaco
Gtres

Acompañado de Francesca Thyssen-Borbemisza, presidenta de la Fundación TBA21, y de autoridades españolas como el ministro del gobierno en funciones de Cultura y Deporte, José Guirao, y la ministra en funciones para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, el monarca aseguró en el Museo Thyssen que "no puede haber ninguna acción para luchar contra el cambio climático y limitar su impacto sin mirar al océano en su conjunto".

Aplaudido por todos los asistentes, la propia ministra concluía la charla con unas palabras que ponían aún más en valor el discurso del monegasco: "Este informe no solo recoge problemas, sino también aporta soluciones y medidas para actuar y proteger las aguas del mundo marino. Sabemos que debemos ir más allá con la tecnología y por eso hemos llamado a esta COP, la COP azul, porque es la primera en tratar la situación de los océano".

Alberto de Mónaco
Gtres

Pero si hay un aplauso que le hubiera hecho especial ilusión al príncipe Alberto, ese sin duda sería el de Charlene Wittstock. De nuevo, el monegasco ha realizado un viaje fuera de sus fronteras sin la compañía de su esposa. A pesar de que se les ha podido ver juntos en varias ocasiones durante las últimas semanas, la pareja vuelve a separar sus agendas en la que es una de las citas más importantes del año para el hermano de Carolina de Mónaco.

Después de la ausencia de la exnadadora sudafricana en la entronización de Naruhito de Japón, lo cierto es que no se la esperaba en Madrid. Tal y como ha comentado la royal, "el príncipe tiene mucho trabajo y eso le impide estar a diario con sus hijos", una tarea que, por el momento, ella no tiene previsto desatender. Por este motivo, el matrimonio suele afrontar sus agendas por separado, intentando coordinar sus papeles como padres y soberanos sin descuidar en ningún momento a los pequeños Jacques y Gabriella.

Pierre Casiraghi
Gtres

A pesar de que Alberto no encuentra en Charlene el apoyo que necesita en determinadas ocasiones, como ha sido el caso de su presencia en la Cumbre del Clima, sí hay un miembro de la familia Grimaldi que sigue sus pasos en este asunto, su sobrino Pierre Casiraghi.

El tercer hijo de la princesa Carolina de Mónaco cruzó hace nos meses el océano acompañando a la activista medioambiental Greta Thunberg, una hazaña que ocupó cientos de titulares. Además, el pasado mes de marzo el joven royal participaba en Malizia My Ocean Challenge, una acción que tiene como objetivo promover la protección de los océanos en el Museo de Mónaco.