Su historia de amor acababa hace muchos años, en concreto, en 2003, tras una década de matrimonio al que sumaban algunos años más como pareja. Hablamos de Carlos de Habsburgo-Lorena y Francesca, la hija del barón Heinrich Thyssen-Bornemisza, por aquel entonces marido de Tita Cervera, quienes se dieron el "sí, quiero" en 1993.

Artículo relacionado

Por entonces, se convertían en unos de los novios más famosos del momento, protagonizando una boda de ensueño a la que acudieron cientos de invitados de la alta sociedad de Europa, así como de diferentes Casas Reales. Pero su idílica historia llegaba a su fin diez años más tarde aunque, a pesar de ello, ha sido ahora cuando finalmente se ha confirmado el divorcio oficial.

Carlos de Habsburgo-Lorena
Gtres

Ha sido el propio Carlos de Habsburgo quien lo ha comunicado abiertamente en un medio de comunicación austriaco. Entre los pocos detalles que ha ofrecido, sí ha dejado claro que se ha realizado una vez los tres hijos de la pareja han alcanzado la mayoría de edad.

"Por supuesto que es un asunto muy desafortunado para mí. Porque pude ver que dos personas que viven juntas no siempre tienen que funcionar necesariamente. Intentamos salvar la relación, pero no pudo ser", indicaba el royal reconociendo que a pesar de que llevan mucho tiempo separados se trata de un trámite poco agradable.

Artículo relacionado

Desde el diario Kronen Zeitung se informa que la pareja ha seguido manteniendo una relación de lo más cordial, sin necesidad de evitarse en eventos o actos comunes, donde suelen coincidir a menudo debido a sus amigos comunes. Entre estos compromisos, posaron juntos en la boda de su hija mayor, Eleonore este mismo verano, además de coincidir en el funeral por la infanta Pilar el pasado mes de enero.

Hasta que no se ha efectuado oficialmente el divorcio, Francesca seguía siendo miembro de la familia imperial de Austria, por lo que también ha seguido asistiendo a diferentes citas oficiales de los Habsburgo-Lorena durante este tiempo que han estado separados de manera extraoficial.

En la actualidad, el nieto del último emperador austríaco mantiene una relación con la empresaria portuguesa Christian de Reid desde hace tres años, una nueva historia que podría haber sido motivo más que suficiente para haber tomado por fin esta decisión.