Hoy se anunciaba el primer caso de contagio por coronavirus en una Casa Real. Se trata de Carlos de Habsburgo-Lorena, nieto del último emperador de Austria- Hungría y jefe de la Casa de Habsurgo, que desde el jueves pasado permanece en cuarentena en su casa de la región de Baja Austria.

Artículo relacionado

Ha sido el propio archiduque austríaco el que lo ha confirmado su situación a los medios de comunicación, dando algunos detalles sobre cómo sobrelleva el aislamiento. Carlos de Habsburgo-Lorena aseguraba que "es molesto, pero estoy bien. No es la peste negra", en el canal de televisión oe24 TV.

El nieto del último emperador austríaco ha explicado que comenzó a sentir síntomas de contagio hace más de una semana, pero que en un principio no le dio más importancia. "Pensé que era la gripe habitual. Cuando un amigo me llamó para decir que había dado positivo en un congreso en Suiza, también me hicieron la prueba", aseguraba explicando también que lleva varios días aislado sin mantener contacto con ningún otro miembro de su familia.

Carlos de Habsburgo-Lorena
Gtres

Reconociendo que las medidas de reclusión son incómodas, Carlos de Habsburgo considera apropiadas las medidas que está implantando el Gobierno austríaco. "Tengo que elogiar expresamente a las autoridades porque están actuando con medida y objetividad para que no cunda el pánico", contaba tras comunicar que aún no se sabe cuánto tiempo permanecerá en cuarentena, ya que dependerá de cómo sobrelleve la infección.

A sus 59 años, el aristócrata reside actualmente en Salzburgo. Estuvo casado con la baronesa Francesa Thyssen Bornemisza, hija del barón Han Heinrich von Thyssen- Bornemisza, boda que se celebró en el santuario de Mariazell (Austria). Fruto de su matrimonio nacieron sus tres hijos: Leonor, Fernando y Gloria. Desde el año 2003, Carlos y Francesca se encuentran separados y mantienen una relación cordial.