De las tres hijas de los reyes Guillermo y Máxima de Holanda, Amalia, Alexia y Ariane, no cabe duda de que la segunda se ha convertido en la princesa rebelde. A sus casi 15 años -cumplirá el próximo 26 de junio-, la hermana menor de la heredera al trono de los Países Bajos ha protagonizado, por enésima vez, una "fechoría" que no ha gustado nada a sus padres.

Artículo relacionado

Como cualquier joven de su edad, Alexia ha entrado de pleno en la adolescencia mostrando su cara más rebelde y atrevida. Si hace unos días se convertía de nuevo en quebradero de cabeza para su madre protagonizando un polémico vídeo viral en TikTok junto a dos amigas, ahora ha sido "pillada" a través de Instagram.

Alexia de Holanda
Gtres

La princesa se ha mostrado a través de la red social en una situación que ni el rey Guillermo ni su esposa hubieran querido ver. Junto a varios amigos, Alexia protagoniza una fotografía en la que se la puede ver fumando, una costumbre que ha provocado el enfado de sus progenitores. Además de considerarse una práctica mal vista en su país, no es algo común en una royal de su edad, convertida ya en imagen de la Corona.

Y de nuevo, la "prueba del delito" ha desaparecido misteriosamente de las redes sociales, al igual que sucedía hace unas semanas con el polémico vídeo de la princesa y sus amigas. Cabe recordar que los reyes de Holanda son muy recelosos con sus momentos familiares privados, al igual que con la vida de sus tres hijas, fuera de los actos oficiales.

Alexia y Ariane de Holanda
Gtres

Durante su posado de invierno, la mediana de los soberanos de los Países Bajos fue protagonista de nuevo de un vídeo que se hacía viral a través de diferentes medios de comunicación. En la grabación, y mientras cogía un telearrastre para subir a las pistas de la estación de esquí de Lech, en Austria, la joven perdía su bastón mientras repetía "kut, kut, kut", una palabra malsonante que significa "coño".

Unas imágenes que desde la Casa Real de Holanda prefirieron obviar restándole importancia. Una actitud que en las últimas dos polémicas de la princesa Alexia han cambiado por completo, eliminando los contenidos para evitar más difusión.

[Imágenes: Het Koninklijk Huis]