Carmen Borrego y Alejandra Rubio han vuelto a verse las caras hoy después del rifirrafe que protagonizaron la semana pasada en el plató de ‘Viva la Vida’. Tía y sobrina han vuelto a tratar el tema de cómo están afrontando la polémica que existe entre ellas y esta vez lo han hecho respondiendo al mensaje que Terelu Campos les lanzó ayer. La madre y hermana de las protagonistas les dio un valioso consejo para que paren ya este tema que inevitablemente afecta a la familia. “Está en vuestras manos”, fueron las palabras con las que Terelu, mirando a cámara, les aconsejó que dejaran estar ya esta cuestión para no seguir en el punto de mira.

Artículo relacionado

Carmen Borrego ha sido la primera en responder a su hermana y lo ha tenido muy claro. “Recojo el guante con todo mi cariño y estoy completamente de acuerdo”, ha dicho dejando ver que quiere sellar la paz de forma definitiva. Además ha asegurado que “por mi parte lo que va a haber es intentar un acercamiento y que esto acabe cuanto antes. No vengo en guerra”. De esta forma se ha mostrado muy dispuesta a acercar posturas con Alejandra Rubio y que su tensión no se convierta en uno de los temas más comentados cada semana.

Emma García, Alejandra Rubio, Carmen Borrego

Carmen Borrego y Alejandra Rubio en el plató de 'Viva la Vida'.

Telecinco

Alejandra Rubio también se ha mostrado cauta con respecto a este tema. La hija de Terelu Campos ha recordado que “ya pedí perdón porque tenía un mal día, me tocó a mí, me pasé con las formas…”. Y ha rematado al decir que “ha llegado un punto en el que no me merece la pena seguir con esto. No quiero dar pie a que pase nada más porque quiero que se acabe ya”. Con estas palabras sobre lo que sucede con Carmen Borrego, Alejandra ha dejado ver que ella también está deseando que toda esta situación llegue a su fin porque le incomoda muchísimo.

Lo único que desea Carmen Borrego ahora mismo es “que se acabara con menos tensión”. Algo a lo que Alejandra Rubio ha respondido que “no tengo ninguna tensión. Vivo muy feliz, me tomaba todo a risa. Mi error fue no haberme reído el otro día y tomármelo mal. Yo no vivo con tensión. Yo felicidad siempre. No tengo ningún problema de verdad”. Por su parte, su tía ha reconocido que “tenía que haber tenido más mano izquierda. No le falté al respeto. Se lo dije como se lo hubiera dicho a mi sobrina en una comida en casa”.