La vuelta televisiva de Terelu Campos va a ser a lo grande, como no podía ser de otra manera. Este fin de semana ofrecerá en 'Sábado Deluxe' su primera entrevista en un plató después del paréntesis forzado por la operación a la que se sometió en julio debido a un segundo cáncer de pecho. Un primer plato suculento que precede a la nueva entrega de 'Las Campos' centrado en la belleza y en los retoques estéticos. Su hermana, Carmen Borrego, no podía evitar emocionarse después de que 'Sálvame' haya anunciado la reincorporación de su hermana al trabajo. Por el momento, no han dado más detalles acerca de si se tratará de una aparición puntual para hablar de estas semanas cruciales después de su operación, de cómo se siente tras decidir someterse a la doble mastectomía, y aprovechar para promocionar el 'docu-reality' que protagoniza su familia; o si volverá a ocupar su silla en 'Sálvame'.

Sea como sea, es una gran noticia, pues es el mejor síntoma de que ya se encuentra mejor de ánimos, y ha superado los problemas surgidos durante estas semanas de recuperación.

Artículo relacionado

En este episodio que estamos a punto de disfrutar los fans de 'Las Campos', Terelu y Campos tienen un especial protagonismo. Ambas van a ponerse en las manos de los profesionales de una clínica especializada en estética del cuerpo para modelar su físico. Las hijas de María Teresa Campos quieren lucir un cuerpo más esbelto y para ello van a intentar adoptar hábitos más saludables de alimentación, pero también de ejercicio físico. Los primeros avances no tienen desperdicio, pues ambas tienen que hacer auténticos esfuerzos por no sucumbir a la bollería industrial ni a otros caprichos incompatibles con el objetivo que han decidido marcarse.

Estas nuevas imágenes de lo que les espera a la audiencia y que ha emitido 'Sálvame', ha propiciado que Carmen se sincere acerca de un aspecto de la relación con su hermana, pero también sobre su propia imagen. "Yo he envidiado físicamente a mi hermana", ha confesado. La hija menor de María Teresa ha reconocido que "cuando uno es tan joven no se ve tantos defectos, pero nunca he estado muy contenta con mi físico, sin ser una persona acomplejada". Asimismo, ha señalado su mayor complejo: la estatura. "Lo que no me gustaba nada era mi estatura. Si siempre te están haciendo notar lo bajita que eres, al final te acaba afectando. Yo he aguantado muchas bromas y sigo aguantándolas. Con la estatura sobre todo. Cuando eres bajita ya te condiciona todo, y claro, es un problema que, hoy por hoy, no tiene solución", ha declarado.

En cuanto al tema de su constitución física, reconoce que "siempre he pensado que Terelu era mucho más delgada que yo". Y eso a pesar de que Carmen ha estado "siempre muy delgada". "He visto fotos de cuando éramos jóvenes y he visto que estábamos más o menos igual, lo que pasa es que la constitución de Terelu era muy distinta a la mía. Terelu es de pierna más larga y superdelgada, como la de Alejandra", ha afirmado.

Por fortuna, y como ha dejado claro, a pesar de que han sido dos aspectos que la han marcado, no la han acomplejado, y ha aprendido a aceptarse tal como es. A una persona no la representan los kilos que pesa o los centímetros que separan su coronilla del suelo. Somos lo que hacemos, pensamos y sentimos, y Carmen Borrego se ha ganado convertirse en imprescindible en su trabajo y, más importante, en la vida de quienes la quieren, justamente por estos aspectos de mayor calado.