Para Carmen Borrego su segunda operación de cuello ha sido mucho más dolorosa. Dolorosa en sentido físico y figurado, pues se ha dado cuenta que no importa a sus compañeros y eso le ha provocado un sufrimiento enorme, pues se siente decepcionada. En concreto, está especialmente triste con dos compañeras. Y ha dado sus nombres.