El despido de Antonio Canales de 'Sálvame' sigue dando mucho que hablar y Carlota Corredera, tras el mal trago de comunicar a su compañero que no sería renovado, ha querido explicar cómo se sintió y vivió en primera persona la salida del tono del bailaor en su última tarde en el programa de las tardes de Telecinco.

Artículo relacionado

Carlota Corredera ha reconocido que lo pasó muy mal después de que Antonio Canales cargará contra ella su ira y frustración tras conocer que no renovaría por 'Sálvame' tras casi tres meses en su plantel de colaboradores. La presentadora gallega dio una elegante respuesta al artista y 24 horas después ha seguido haciendo un ejercicio de empatía explicando, además, que llevó a Canales a enfadarse tanto y perder los papeles.

"Cuando él se revuelve es después del vídeo, gracia no le hace la noticia, pero la encaja bien. Es absolutamente legítimo lo que él dice de que no se hiciera en un despacho. Yo no le conozco y me pilló desprevenida, éramos dos desconocidos, y cuando le dije que estaba enfadado y contenido no era por hacer sangre", ha querido dejar muy claro Carlota Corredera.

Antonio Canales y Carlota Corredera

El tenso cara a cara de Carlota Corredera y Antonio Canales en 'Sálvame'.

Mediaset

La presentadora, al frente de 'Sálvame' ayer miércoles, vivió una situación muy poco agradable y ha dejado claro que ahora ella simplemente cumple órdenes. Carlota Corredera ha recordado otras etapas en las que, como directora y máxima responsable de un programa, tenía que tomar decisiones similares y no es nada fácil. "A mí no me pagan por enfadarle. Creo que superó alguna línea roja pero no contra mí, sino contra el programa. Los filtros desaparecen con el vídeo", ha añadido.

Carlota Corredera, eso sí, ha aprovechado su intervención para parar los pies a Antonio Canales y es que si bien puede entender su enfado y que haya sentido que se ha dañado su ego tampoco piensa permitirle ciertas licencias: "Él ayer quería hacer daño con ese mensaje diciendo que el programa está desgastado, que el programa no funciona y me llamó vendedora de humo. Mira, yo no soy vendedora de humo, soy periodista y muchísimas cosas, pero desde luego en el tema de las cifras no hay ni trampa ni cartón", le ha dicho mirando a cámara.