Por fin ha llegado el día. Telecinco estrena este viernes 13 de noviembre Cantora: la herencia envenenada, un programa especial en el que se analizará el enfrentamiento mediático entre Isabel Pantoja y Kiko Rivera. Todo después de que el Dj confesara en una entrevista en exclusiva en Lecturas sus temores sobre la herencia de Paquirri. “Yo no cedí Cantora a mi madre a sabiendas. Firmé lo que ella me pidió”, aseguró al anunciar que había pedido revisar el testamento de su padre 36 años después de su muerte.

Artículo relacionado

Sin embargo, el programa está en el aire. Según ha explicado el periodista Kike Calleja en Sálvame, la tonadillera está intentando evitar con todos sus medios que el documental vea la luz. Tanto es así, que incluso no ha dudado en acudir al juzgado de Chiclana de la Frontera para solicitar medidas cautelares y conseguir paralizar la emisión de Cantora: la herencia envenenada.

Kike Calleja

Kike Calleja, el pasado 12 de noviembre en 'Sálvame'

Telecinco

Ante todo, la cantante no quiere que su hijo se siente a contar todo lo que quiere decir sobre su familia. “Ni la madre ni el entorno de la madre quieren que el hijo se siente”, ha apuntado Kike Calleja. El programa, además, también ha tenido acceso a grabaciones del padre de Paquirri y de su hermana, Teresa Rivera, tal y como ha explicado David Valldeperas. “Hablan sobre Isabel Pantoja, cómo la veían y qué pasó una vez muerto. Se van a escuchar por primera vez y son muy esclarecedoras de lo que estamos viviendo estos días. Tiene esa grabación casi 35 años”, aseguraba.

Artículo relacionado

La decisión de Isabel Pantoja llama mucho la atención ya que ella forma parte de la plantilla de presentadores de Mediaset España. Aún así, esta no es la primera vez que la tonadillera acude a la justicia para frenar una emisión de un contenido de Telecinco. En el año 2012, la cantante denunció a la cadena por “intromisión ilegítima en el derecho a la intimidad y a la propia imagen” por Mi gitana, la serie basada en su vida.