La vida de Víctor Sandoval ha sido una montaña rusa tanto en el plano sentimental como en el profesional. Sus altibajos sentimentales tras su sonada ruptura con Nacho Polo y sus problemas económicos, han hecho mella en el amiguísimo de Belén Esteban.

Sentirse bien física y mentalmente es lo más importante y el periodista decidió coger el toro por los cuernos y hacer lo propio para su bienestar: unirse al club de los implantes capilares y ponerse un balón gástrico elipse y gracias a esa decisión ha sido capaz de perder ocho kilos sin ningún tipo de dieta milagrosa. ¡Y lo hemos visto con nuestros propios ojos!

Así lo ha hecho público en su perfil oficial de Instagram: “He bajado mi índice de masa corporal sin ningún tipo de dieta, sin deporte, haciendo la vida normal, sin comer barritas ni productos dietéticos”, ha escrito junto a dos imágenes que muestran el antes y el después de su gran cambio y... ¡MENUDO CAMBIO!

Artículo relacionado

Se le ha quedado una cara finísima y una cadera de infarto. Menudo tipín envidiable, digno para lucirlo en las playas este verano y, encima, no le ha hecho falta pasar por el quirófano. Increíble pero cierto.

La “colocación del dispositivo” se hace mediante una pastilla que al cabo del tiempo se elimina de manera natural de nuestro cuerpo, aproximadamente unos tres meses se tarda en expulsarlo completamente.

¿Qué ha conseguido el ganador de 'Sálvame Okupa' con esto? Sentirse del todo saciado y acabar con los ataques repentinos de comida que le daban y, evitar así, las dietas que lo único que consiguen es empeorar su salud.

‘Mens sana in corpore sano’, parece ser el nuevo lema de vida de Sandoval. Se encuentra mejor que nunca así que se prepare todo el mundo porque ha vuelto pisando fuerte.