Edmundo Arrocet se ha llevado un nuevo palo. Tras poner fin a su relación a María Teresa Campos, el humorista acaba de recibir la noticia de que no es el padre biológico de Alexis Ledgard, quien llevaba años tratando de demostrar en los juzgados su filiación con él para ser reconocido legalmente y que su progenitor le diera el lugar “que merecía”. Una información que ha causado una enorme sorpresa debido a que el propio Bigote llegó a confirmar a los medios de comunicación que era su hijo “ilegítimo”.

Artículo relacionado

Ha sido el abogado de Alexis, Fernando Osuna, quien ha confirmado este martes 30 de junio a ‘ABC’ la noticia. “El análisis de ADN medico-judicial niega la filiación de Alexis con respecto a Bigote Arrocet”, ha asegurado. Por ello, el juicio de paternidad de Edmundo, que estaba previsto para el 14 de diciembre de 2020, se ha suspendido, ya que no tendría sentido mantenerlo en el tiempo.

Bigote Arrocet Alexis Ledgard
GTRES

El propio Alexis ha sido de los primeros en reaccionar a la noticia. En shock con lo sucedido, el joven se ha mostrado muy sorprendido tras conocer el resultado de la prueba de ADN. Ledgard denunció a Edmundo porque quería ser reconocido legalmente y estar inscrito como tal en el Registro Civil después de que el humorista confirmara que era su hijo. Los resultados, sin embargo, han sido muy distintos. ¡Dale al play para conocer sus primeras palabras!

Un largo proceso

Alexis es hijo de Anette Legal, quien aseguraba haber mantenido una relación con el humorista cuando este estaba casado con Rocío Corral. Aunque no veía a su padre desde pequeño, con quien si se mensajeaba ocasionalmente, el joven salió a la palestra en el año 2016, cuando se convirtió en el látigo mediático de su supuesto padre. Edmundo entonces incluso llegó a confirmar que era su hijo. Sin embargo, él lo llevó a los tribunales porque quería ser reconocido legalmente y estar inscrito como tal en el Registro Civil.

Artículo relacionado

Un juicio que se ha alargado en el tiempo debido a que Edmundo tuvo ser declarado en rebeldía por el juez que lleva el caso después de que no se presentara a realizarse las pruebas de ADN el pasado mes de enero. Entonces él aseguro que no había recibido ninguna documentación, por lo que lo citaron de nuevo el 17 de febrero. Un proceso que ahora llega a su fin con un negativo que ha sorprendido a todos.