Anna Ferrer Padillaempieza a dibujar su futuro de mujer adulta. Tras acabar su carrera de económicas con éxito y presentarnos oficialmente a su novio, el surfista Iván Martín, la joven está incluso pensando, o diríamos que fantaseando, en el que sin duda sería uno de los días más importantes de su vida, ¡el de su boda!

Artículo relacionado

La joven se está pegando un verano que más quisieran los dioses. A cuerpo de influencer la hemos visto disfrutar de largas jornadas en el mar, bien en alguna embarcación o rebozada 'cual croquetilla' en la arena. Además, ha podido mostrar a su chico los rincones de su tierra favorita, Zahara de los Atunes. Pero, ¿con qué propósito? Anna te hemos pillado...

"De pequeña vine a una boda en este hotel y me enamoré perdidamente. Desde entonces siempre he dicho que me casaría aquí... quién sabe", ha escrito la hija de Paz Padilla con una foto en la que aparece posando en el Hotel Varadero del paraíso gaditano, donde tiene una tienda junto a su progenitora.

Un lugar muy coqueto que fusiona paredes encaladas con la madera y en el que se respira salitre y felicidad. Anna deja pistas de que su boda sería civil y en este hotel maravilloso, de dos estrellas. ¿Se nos habrá escapado algo? Anna tiene 22 años y su chico 27, ambos son jóvenes y disfrutan de la pasión descontrolada de los primeros meses de noviazgo, además Iván ha entrado con muy buen pie en la familia de su popular novia, pues ya hemos visto a Paz encantada con su papel de 'suegri'.

Anna, en un ensayo eterno de su boda, no ha dejado de vestir de blanco en las últimas semanas y hasta ha visitado el lugar en el que le encantaría casarse. Tenemos al novio, el sitio, el color del vestido y las ganas de la novia... Ahora, solo falta que Iván Martín hinque rodilla, si es que no lo ha hecho ya...