Sonsoles Ónega es una de las mujeres que más detalles íntimos conoce de la reina Letizia. No en vano, se encuentra entre una de sus más queridas amigas, y se ha ganado su confianza con la gran discreción que siempre ha exhibido en relación al vínculo que las une desde que la profesión periodística unió sus caminos. La gira española de los reyes está 'obligando' a la presentadora de 'Ya es mediodía', como mínimo, a reaccionar sobre los detalles y las informaciones que vienen protagonizando estos días.

Con una gran profesionalidad y, posiblemente, siendo consciente de la posición en la que la coloca su amistad con la reina consorte, Sonsoles Ónega mantiene la objetividad y deja que sus colaboradores y tertulianos hagan los comentarios la mayor parte de las veces. Aunque hoy no ha podido evitar manifestar su simpatía ante una divertida y tierna anécdota que han protagonizado los reyes en Cuenca.

Artículo relacionado

Canarias, Palma de Mallorca, Sevilla, Córdoba... ¡y ahora Cuenca! La vuelta a España en la que están inmersos estas semanas después del fin del estado de alarma ha llevado a Felipe y Letizia hasta la ciudad manchega, donde se han dado un baño de masas. Entre visita y visita a diferentes instituciones, los reyes han interactuado con los vecinos que se habían congregado hasta la Plaza Mayor de Cuenta.

Justo allí, al como ha contado a Sonsoles el reportero del programa que se había desplazado al lugar, unos niños se han quedado muy impresionados al ver a sus majestades. "¡Qué alto el rey! ¡Y qué guapa la reina!", les decían a sus madres antes de soltar: "Pero llevan mascarilla ¡y no llevan corona!". Una tronchante salida que ha arrancado las carcajadas de Sonsoles, enternecida por la espontaneidad de estos niños.

Artículo relacionado

La amistad de Sonsoles Ónega y la reina Letizia se remonta a décadas atrás y, a pesar, de los caminos tan diferentes que han tomado sus vidas, sigue intacta y tan estrecha como siempre. Muestra de ello es que la presentadora fue testigo en la boda de los reyes y estos, en 2008, fueron invitados de excepción en la boda de Ónega con Carlos Pardo, de quien se ha separado este año.

Sonsoles Ónega