Álex Bueno se ha enfrentado esta noche en 'La isla de las tentaciones' al famoso "la persona con la que me iba a casar me ha fallado, ¿estamos flipando?" de Fiama, muy enfadada, tras descubrir que su novio y prometido había hecho una especie de pacto con uno de los solteros del programa, Julián, días antes de volar al Caribe. Mónica Naranjo advertía a los chicos que uno de ellos iba a ver unas imágenes muy impactantes de su novia y a Álex le ha tocado dar explicaciones.

Artículo relacionado

"Me duele, me acaba de matar. Esto es lo que me daba miedo, que se enfadara por fantasmas", ha dicho Álex que, desesperado, ha amenazado con abandonar el programa sin dejar de repetir que las cosas no son de la manera que la canaria se está imaginando. Mónica Naranjo, entonces, le ha preguntado directamente si había pactado algo con Julián tal y como destapó Lewis, otro de los tentadores. Álex Bueno ha sido entonces muy sincero y ha reconocido que sí que habló con Julián antes del programa pero no para hacer ningún pacto.

"Julián es amigo de un buen amigo, Fiama lo sabía. Solo le dije que la cuidara el tiempo que estaríamos separados", ha aclarado. Álex, ya más tranquilo, no ha ocultado lo que piensa de su prometida tras ver esta desmedida reacción: "Se le ha ido la cabeza, no tiene ningún motivo para ello. Mis compañeros saben que yo lo único que he hecho ha sido alabarla, amarla y respetarla". Y ha terminado contundente: "Creo honestamente que ninguno de los dos confiamos al 100%".

Alex Bueno hoguera

La propia Fiama ha reconocido esta semana en Instagram que su reacción fue desmesurada. "¡Qué horror! Estaba borracha lo reconozco, no puedo decir otra cosa, tenía un pedo de esos melancólicos y me monté una película que parecía que estaba en ‘Pasión de gavilanes", ha confesado en sus stories de Instagram.