Lo que no hagan los padres por los hijos... Que se lo digan sino a Alessandro Lequio que tiene en casa un pequeño terremoto de cuatro años. "Parque a las 9:00 de la mañana #loveena #alessforever #lequiocity", escribe Alessandro Lequio, loco por complacer a su hija Ginevra, a la que cariñosamente llaman Ena, como también llamaban a la bisuabuela de Lequio, la reina Victoria Eugenia, mujer de Alfonso XIII.

Artículo relacionado

Acostumbrada a madrugar, incluso los fines de semana, Ena es un torrente de energía que necesita correr, saltar y jugar, como todos los niños y niñas de su edad, y para eso, nada mejor que llevarla al parque donde puede hacer todo eso y más. Claro que a esas horas tan tempranas es muy posible que los otros niños estén aún desayunando en sus casas. Eso tiene, por otra parte, una clara ventaja: todos los columpios para ella y sin hacer cola.

Ena, hija de Lequio

A las nueve de la mañana ya estaban Lequio y su hija en el parque.

Instagram @alessandrolequiosr

¿Y por qué sabemos que Ena es un torbellino? Pues por su hermano Aless, que la adoraba y, jocosamente, la llamaba 'pequeña criminal'.Ena tenía solo un añito cuando Aless enfermó y se trasladó a Nueva York para tratar el cáncer que padecía. "Dato curioso: La palabra ‘doctor’ fue una de sus primeras palabras. ¡Recuerdos que durarán para siempre!", escribía Aless, quien en otra ocasión recordaba que tenía previsto ir al gimnasio, pero "ya he cubierto el cupo del cardio persiguiendo al pequeño humano este", refiriéndose a su hermanita.

Nada ni nadie ocupará el enorme hueco dejado por Aless Lequio, fallecido en mayo de 2019, pero lo cierto es que Ena llena de alegría el corazón de su padre, Alessandro Lequio, aunque le toque madrugar los sábados para llevar a su niña al parque. Su mujer, María Palacios, por supuesto, lo ratifica: "¡El mejor papá!❤️"