Alejandra Rubio ha sido una de las protagonistas de la semana por un supuesto comentario despectivo que hizo en una fiesta de cumpleaños sobre Lydia Lozano. La hija de Terelu Campos siempre ha desmentido a Miguel Frigenti, el encargado de dar esta información, y para reafirmar su postura mantuvo un tenso rifirrafe con Lydia el otro día en ‘Sálvame’. Esto ha hecho que hayan sido muchos los que han opinado sobre ella en los últimos días, tanto para bien como para mal. La joven ha reaparecido hoy en ‘Viva la vida’ y su actitud ha sido de lo más tranquila.

Artículo relacionado

Cuando Emma García le ha preguntado si es cierto que como dicen algunos está encantada con ser protagonista de esta trama, ella ha asegurado que “no estoy encantada. La gente que me conoce sabe mi forma de ser, pero ellos no saben cómo soy. Sé que puedo ser muy impulsiva en muchos momentos pero tengo muy claras las cosas, sé lo que digo y cuando lo digo”. Otra de las cuestiones que le ha planteado la presentadora ha sido si se arrepiente de algo de lo que ha hecho en las últimas semanas, algo que ella ha negado. “Por impulsividad igual he cogido el teléfono y no tenía que haberlo hecho pero no me arrepiento de nada”, ha dicho muy segura de sí misma la nieta de María Teresa Campos.

Alejandra Rubio

Sobre los supuestos comentarios que ha hecho sobre Lydia Lozano ha afirmado que “me puedo equivocar muchas veces, pero no tengo que pedir perdón a un comentario que yo no he dicho. A mí se me tiene que pedir perdón por muchas cosas y no lo estoy viendo”, ha reclamado para explicar su postura. Todo lo ha explicado desde la calma, porque ha contado que "esto lo he llevado muy bien. Creo que se ha hecho una montaña de un grano de arena y estoy muy tranquila. No me siento traicionada porque no son mis amigos ni son gente a los que conozco”.

Sobre cómo lleva su madre Terelu todo esto, Alejandra asegura que le ha pedido que no le defienda, porque ella asume lo que hace y quiere gestionarlo sola. "Me encanta cometer errores, darme cuenta yo sola y defenderme, porque puedo".