Muchas son las celebrities las que han decidido revelarse y hacer alegatos sobre los cuerpos de reales. Primero fue Patricia Steisy. La extronista de 'MYHYV', a través de sus redes sociales, ha posado de lo más orgullosa y se ha reído de todas las personas que le han llamado 'gorda' durante las últimas semanas tras haber engordado siete kilos. Ahora le ha tocado el turno a Alba Díaz.La hija de Vicky Martín Berrocal y el Cordobés ha revelado, de una manera muy natural, la cifra exacta de kilos que ha cogido durante los meses de verano.

La joven ha pasado la mayor parte de sus vacaciones en Marbella y en Lisboa, ubicación donde su madre se ha marchado a vivir junto a João Viegas Soares, el empresario con el que mantiene una relación de más de un año. Una vez que acabó el confinamiento y con la llegada del buen tiempo y los viajes, Alba ha dejado sus rutinas saludables a un lado. Además, en vacaciones TODO está permitido y ella no ha querido privarse de nada. Sin una pizca de remordimiento, la influencer ha hablado largo y tendido sobre este tema. ¡Al igual que ha hecho Vicky hace pocos días!

Artículo relacionado

"He ido a hacer la compra y quería empezar a comer más sano porque este verano me he pasado un poco, por salud", ha comenzado explicando. "No puedo controlarme, hay cosas que son mi debilidad en la tierra. Luego tengo que cenar, he hecho gazpacho con la receta de mi madre", ha seguido contando a sus seguidores.

"En verdad, dentro de lo que cabe, no estoy comiendo tan mal. Solo he engordado seis kilos este verano, mi récord de mínimo. Ha habido veranos que he llegado a engordar diez", ha rematado mientras se comía los productos que acababa comprar en el supermercado.

alba díaz

No es la primera vez que Alba hace un alegato de estas características. Durante el encierro por la crisis sanitaria la joven habló, también, sin tapujos sobre sus defectos y complejillos: "Algunos me decís que en verano os sentís más presionados porque veis fotos y vídeos de gente y pensáis que no estáis a la altura. Mirad, mi madre y yo comemos lo que nos da la gana y soy feliz. He aprendido a quererme y a darme cuenta de que no todo es el físico. Y que si no te quieren de la manera que eres, es que esa persona no vale la pena".