Fue una de las ausencias más sonadas de la final de ‘Gran Hermano VIP 7’. Una de las grandes incógnitas para Alba Carrillo durante el programa era saber si Santi Burgoa estaría esperándola y, aunque en un principio su falta en plató hizo saltar todas las alarmas, su historia no podría ir mejor.

Artículo relacionado

La pareja sí que se vio en las primeras horas de Alba fuera de la casa de ‘GH VIP’, pero sus encuentros no han quedado ahí. Este lunes 23 de diciembre, la exconcursante se desplazó hasta la casa de Santi, en donde pasó toda la tarde y parte de la noche.

Alba Carrillo
GTRES

No era hasta bien entrada la madrugada cuando la joven abandonaba el domicilio de su novio. Y su cara lo decía todo. Alba Carrillo se fue de la casa de Burgoa con una gran sonrisa de oreja a oreja. Lo hacía, además, hablando por teléfono. Unas imágenes que dejan claro que lo suyo sigue adelante tras el concurso.

La pareja tenía mucho que hablar tras el concurso. Algo que hicieron de manera breve la misma noche de la final, cuando Alba movió ficha para reencontrarse con su chico. En concreto, la ex de Feliciano López le pidió a su madre, Lucía Pariente, que llamara a Santi. Sus deseos fueron órdenes y la pareja pudo abrazarse por fin.

Alba Carrillo
GTRES

Horas antes de acercarse a la casa de su chico, Alba disfrutaba de un planazo junto a su madre, Lucia Pariente. La concursante comentó durante su paso por ‘Gran Hermano VIP 7’ que ya tenía claro qué iba a regalarle a sus familiares estas fiestas.

Artículo relacionado

“Ya sé lo que voy a comprarle a Santi (Burgoa) y a toda mi familia. Solo tengo que salir e ir al centro comercial”, decía en una de las largas sobremesas con sus compañeras. Dicho y hecho.Una jornada en la que, eso sí, no sabemos si le compró finalmente el regalo a su novio, con el que no podría atravesar un momento más feliz.