La segunda finalista de Gran Hermano vip ya ha vuelto a la realidad y a juzgar por sus primeras palabras no puede ser más feliz. Alba Carrillo ha reaparecido este sábado en su perfil de redes sociales para enviar un mensaje de agradecimiento a todos sus seguidores: "Por fin pude dormir porque el primer día no dormí nada", empezaba el mensaje mostrando una imagen renovada con el pelo más rubio de lo que nos tenía acostumbrados y un corte de flequillo muy favorecedor.

"La verdad es que aquí fuera hay muchas cosas emocionantes", confesaba con una ligera sonrisa y es que no hay que olvidar que tras su encierro, la modelo ha sentido como su amor por Santi Burgoa era aún mayor: "Este hombre me ha cambiado la vida", reconocía el pasado jueves.

Artículo relacionado

Alba Carrillo

"Gracias a todos los que me habéis apoyado, a los que habéis estado conmigo en los momentos más difíciles y a los que habéis confiado en mi. Os deseo una feliz Navidad. Iré adaptándome a la vida", sentenciaba a la vez que se despedía bromeando con la idea de "comerse" a su hijo Lucas.

La estancia de la modelo en la casa de Guadalix de la Sierra no ha sido fácil, pero confiesa que volvería a entrar una y otra vez porque "soy una inconsciente". Ahora va a disfrutar de unos días de descanso junto a su familia y sus amigos más cercanos y, por supuesto, con Santi Burgoa, con quien pasó la noche el día de la final según confirmó su propio amigo Miguel Ángel Nicolás. Prueba de que su romance sigue su curso a pesar de aquellas informaciones que hablaban de una posible deslealtad por parte del periodista.