No es ningún secreto que Adara Molinero no está pasando por su mejor momento. A pesar de ello, siempre intenta mostrar ante las cámaras su faceta más simpática y feliz pero no ha podido evitar romperse en su último capítulo de Mtmad. La intención de la joven era hablar de 50 detalles sobre su vida que no se conocían pero terminó echa un mar de lágrimas al recordar la etapa tan complicada a la que está haciendo frente y tomaba una drástica decisión.

Artículo relacionado

La ganadora de 'GH VIP 7' empezaba esta experiencia en Mtmad hace apenas tres meses con mucha alegría y entusiasmo. A lo largo de estas semanas ha hablado de sus retoques estéticos, la relación con Gianmarco, los conflictos a los que ha hecho frente en televisión... Sin embargo, ha decidido poner el freno, al menos por el momento: "Estoy fatal. Tengo que asimilar que me he separado, que me han dejado, que la relación con mi padre está fatal, no nos hablamos y muchas cosas más".

Adara Molinero

La madrileña confiesa que no se siente comprendida y que aunque intenta ser fuerte es consciente que le haría falta llorar un día entero: "Me hace falta limpiarme". Todo esto se ha multiplicado al no poder tener el apoyo de su madre, quien ajena a todo lo que está sucediendo sigue disfrutando de su experiencia en 'Supervivientes'. "Tengo un cóctel de sentimientos que tengo que procesar".

"No puedo seguir exponiéndome y hacer como si no pasara nada en mi vida. Necesito parar y que mi vida se estabilice. Hay veces que necesitamos estar en lo más hondo para después salir", reconocía sin poder evitar romper a llorar mientras su hijo le hacía un gesto para secarle las lágrimas. Parece que no es un punto y final sino unos puntos suspensivos: "Espero que nos veamos pronto. Gracias por todo", se despedía.