La polémica entorno a la ruptura o no de William Levy, protagonista de 'Café con aroma de mujer', con su mujer Elisabeth Gutiérrez no cesa. Hace unas semanas, el popular actor compartía un texto en redes sociales confirmando su separación pero solo unos minutos después eliminaba la publicación. A partir de ese momento, mucho se ha especulado sobre su verdadera situación sentimental y ha sido este fin de semana cuando Elisabeth, cansada de los ataques y especulaciones, ha dado la cara.

Artículo recomendado

La gran mentira de 'Café con aroma de mujer': William Levy y Laura Londoño no se soportan

La gran mentira de 'Café con aroma de mujer': William Levy y Laura Londoño no se soportan

William Levy y Elisabeth han estado más de dos décadas juntos y fruto de su amor nacieron sus dos hijos: Christopher y Kailey, de quince y once años respectivamente. Junto a una preciosa foto de su familia, la modelo ha querido compartir unas palabras en las que habla por primera vez sobre su separación, un comunicado muy esperado en el que no ha dudado en dar la cara por el padre de sus hijos.

"Siempre le voy a agradecer que me apoyó y sigue apoyando para así poder quedarme en casa y ver y estar ahí para mis hijos... ¡¡¡No hay culpable en esta situación!!! No me alegro de ataques a su persona... ¡¡No lo agradezco!! Él es el padre de mis hijos, ¡¡el hombre más importante!!", manifestaba visiblemente molesta con el nivel de odio al que han tenido que hacer frente.

William Levy y Elisabeth Gutierrez
Instagram @gutierrezelisabeth_

En sus palabras queda patente el gran cariño que se profesan a pesar de la ruptura: "Deseo siempre lo mejor para él… amor, mucha salud, felicidad, con o sin mí. No es una situación fácil el estar expuesto y estar escuchando diferentes versiones y siendo un punto de ataque. Solo él y yo sabemos todo lo que hemos pasado. Nuestra verdad cómo pareja ahí se va quedar", sentenciaba sin querer entrar en detalles.

Al margen de confirmar lo que era un secreto a voces, el objetivo de Elisabeth con este comunicado no es otro que atajar de raíz los continuos ataques que han estado recibiendo no solo ellos sino también sus hijos.