María del Carmen llegó al restaurante de 'First Dates' después de mucha insistencia. Asegura que es una de las modernas de su pueblo, aunque hay poquitas, y que está desencantada en lo que a relaciones se refiere. "Me convencieron para venir mis compañeras y las clientas. Es que estoy todo el día trabajando y no tengo tiempo para encontrar novio", confesó a Carlos Sobera (62 años). El presentador quiso saber un poco más de aquellas que le habían invitado a acudir al programa, pero jamás se hubiera imaginado la respuesta que María del Carmen iba a darle.

Artículo recomendado

Laura Boado, de 'La Isla de las Tentaciones' a trabajar en 'First Dates'

Laura Boado

"Me dicen que ya tengo edad de buscarme novio", confesó la peluquera, dejando sin palabras a Carlos Sobera. Para su cita asegura que solo pidió un hombre honesto. "Que no sea hipócrita porque entonces yo puedo tener muy mal carácter", confesó. Dejó claro que quería una pareja independiente, que tengan sus propias cosas. "Este gesto es muy indicativo. Que no tenga yo que echarles, que se vayan solitos", bromeó Sobera.

El presentador siguió tomando nota de una lista de peticiones que era más extensa de lo que a priori parecía. "Que sea bueno y guapo, que tenga barco...", dijo antes de ser interrupida. "¿Barco? ¿Que tenga barco?", preguntó Sobera antes de quedarse sin palabras. No sabía que el hombre que iba a entrar por la puerta debería, para encajar en las peticiones de María del Carmen, dedicarse al mundo marino o ser propietario de una embarcación.

First Dates
Mediaset España

María del Carmen no había estado con un marinero antes, pero aseguraba que le daba mucha vida el mar. Esperamos que acepte moto como transporte marino porque si no Manuel lo tiene complicado. El encargado de obra no reunía practicamente ninguno de los requisitos que su cita había pedido, empezando por la parte física. Pero no le faltaba seguridad en sí mismo: "Con la moto se liga tela y si tienes don de palabra, más". "Es un motero raro porque no tiene pinta de motero", respondía su cita ante las cámaras de 'First Dates'.

Las primeras impresiones no fueron del todo buenas, al menos para ella. Confesó que se esparaba otra cosa, concretamente a alguien más alto. "Yo soy chiquita, pero él también", respondió. "La chica es maja", comentó él en un intento de coordialidad. Durante la cena comentaron sus profesiones y hablaron de sus aficiones, entre ellas, las motos. "Les tengo pánico. De jovencita con un amigo caí yo hacia atrás y dije 'nunca más'", confesó María del Carmen. "Me gusta más un barco", insistió.

Artículo recomendado

Fulminante adiós de Lidia Torrent a ‘First Dates’: los motivos de su decisión y el nombre de su sustituta

Lidia Torrent

Compartieron un mojito y confesiones de relaciones anteriores. María del Carmen habló de su "gilogó personal", uno con el que compartió encuentros íntimos mientras él tenía diferentes relaciones. Manuel simplemente escuchó. Con el rasca de 'First Dates' revelaron algunas de sus fantasías más íntimas y llegaron a la conclusión de que una sola cita había sido suficiente para hablar de todo lo que querían. Pese a esto, en la decisión final Manuel apostó por un 'sí'.

"No todo fluye el primer día y hay cosas que se quedan por contar", respondió. Sin embargo, María del Carmen apostó por un 'no' y le desveló su extensa lista de exigencias. "Buscaba a alguien más alto que yo y, sin ofender, que tuviera pelo... No es que estés mal, pero al ver este perfil pues me ha chocado. Vuelvo a repetir que lo he pasado super bien", decía antes de irse casi corriendo. La moderna del pueblo regresa sin su príncipe azul.