Ha habido momentos de ellas que para mí han sido telita, y mi madre preguntando qué está pasando. Nosotros siempre hemos sido muy familiares y nunca he entendido por qué Alejandra y Carmen han llevado las cosas a un plató de televisión. Cuando las cosas se llevan a ese terreno ya no las controlas tú, y en eso se han equivocado las dos dando pie a que todo el mundo opine. Yo sé lo que significan la una para la otra. Para Carmen, Alejandra es como una hija, y para Alejandra, Carmen es ‘tía Crack’. Al final me tuve que plantar públicamente porque esa situación me producía tristeza y malestar. Mi relación con mi hermana siempre ha sido estupenda desde niñas aunque nos hemos peleado muchas veces. Todo el mundo nos decía que éramos gemelas. En un momento dado nuestros caminos se separaron cuando se casa y porque ella siempre ha huido de la popularidad y del tema mediático. Siempre hemos tenido una buenísima relación, pero cuando mi hermana conoce a José Carlos retomamos hacer más planes en común y somos más colegas que hermanas. Disfrutar así de ella me hace inmensamente feliz. Volviendo al ‘Deluxe’, no estoy tranquila hasta que se acaba la entrevista.

Artículo relacionado

Me gustó ver a mis compañeros conciliadores y menos beligerantes. Entendía que Alonso le dijera que cómo le iba a reprochar algo a él cuando Kiko Hernández le ha dicho cosas peores y lo había perdonado. Hay muchas personas que piensan eso y yo no exculpo a Kiko, porque ha dicho cosas que no solo le han dolido a Carmen. A mí me han arrasado y eso no quita que yo no pueda hablar con Kiko, con el que no tengo ninguna relación. Es normal que la gente no lo entienda. La salida de mi hermana de ‘Sálvame’ no fue agradable para mí, pero tengo más presente la mía. Muchas veces me han preguntado: “¿Te gustaría que Carmen volviera a Sálvame?”. Yo, para ver sufrir a mi hermana, no es lo que más me apetece, pero si ella es capaz de ir, está a gusto y al programa le interesa, pues que cada uno haga lo que considere. Mi hermana para mí lo es todo y siempre ha estado presente en todos mis momentos malos y buenos. Tendríamos que haber tenido una conversación cuando pasó lo de Alejandra, pero me dijo que no estaba preparada. Luego pasó el tiempo, pero tenemos que tener una conversación sobre la actitud que han tenido las dos. Carmen, espero que cuando leas esto lo hagas con el cariño y con el sentido del humor que lo he hecho, pero no me des más quebraderos de cabeza.