Desde el día 30 de enero, a las 18.00 horas, cualquiera que lo desee puede pujar por la casa en la que aún viven Toño Sanchís y toda su familia. La justicia ha dado un plazo de 20 días para que el ex mánager de Belén Esteban recoja sus pertenencias y abandone la vivienda, y, mientras, todo aquel que desee adquirir el chalet de Villanueva del Pardillo puede pujar por él. De momento, nadie lo ha hecho.

Artículo relacionado

La subasta empieza en 266.000 euros y se lleva a cabo a través del terreno online, nada de un montón de personas sacando palas al aire mientras un señor con una maza grita ¡adjudicado! De esta manera, todo aquel que disponga de 13.000 euros ahorrados (el 5% del precio inicial), tal y como la propia Belén explicó, puede pujar. La fecha tope de la subasta es el 18 de febrero.

La mejor noticia que podría recibir Belén, que ya ha manifestado que piensa pujar, es que nadie más lo haga. ¿Por qué? Pues porque, si nadie lo hace, la colaboradora podría adquirirla por la mitad del precio inicial, esto es 122.000 euros. Teniendo en cuenta que Toño pagó por su casa 100 millones de las antiguas pesetas, más de 600.000 euros, Belén se podría quedar con ella por una sexta parte por lo que él pagó por ella. Eso sí, después ella tendría que hacerse cargo de pagar la hipoteca.