Joaquín Cortés y su mujer, Mónica Moreno, están viviendo unos días angustiosos tras el ingreso hospitalario de su bebé de tres meses. El hijo pequeño del matrimonio padece el VRS, un virus muy común entre los recién nacidos que le ha provocado una fuerte bronquiolitis y motivo por el que la familia se mantiene en alerta: "Nuestro budita ha dado positivo en un virus más peligroso en bebés que la Covid. Más agresivo", confesaba el bailarín a través de sus redes sociales y mostrando una imagen de su pequeño conectado a un respirador. Casi una semana después de anunciar la noticia, Mónica ha dado las primeras declaraciones ante los medios y, visiblemente cansada, ha despejado todas las dudas en torno al estado de salud de su hijo.

Artículo relacionado

"Por primera vez en muchos días está estable. Es muy duro. No lo estoy llevando tan mal porque confío en los médicos y el niño ha ido evolucionando muy bien. Han hecho todo lo posible para que el niño no esté en la UCI. Nunca sabes lo que va a pasar. Joaquín está muy triste pero lo bueno es que tenemos mucho apoyo. Nos da mucha pena por Romeo, está en casa y no sabe nada", ha explicado Mónica Moreno con una actitud un tanto intranquila pero esperanzada y con ganas de que todo este susto termine lo antes posible. Dale al play y entérate de todo lo que ha dicho la abogada.

Tanto Mónica Moreno como Joaquín Cortes se han volcado siempre con sus hijos. La familia que han creado a lo largo de estos años es lo más importante para ellos y están deseando que su hijo pequeño se recupere muy pronto.