Ha sido, sin duda, el golpe más duro. Víctor Sandoval perdía a su madre a los 93 años, cuando esta había conseguido superar el coronavirus. “El día que enterré a mi madre no me conocía ni yo”, aseguraba entre lágrimas. El colaborador, totalmente destrozado, no podía contener la emoción al recordar el duro proceso que ha vivido en los últimos días con su madre. “He llorado mucho y soy de las personas que más ha llorado en televisión, pero la manera de llorar y el sentimiento... No me las había visto igual”. Tras derrumbarse, el exconcursante de 'GH VIP 3' no ha dudado en cargar contra todas las personas que no han sido capaces de darle el pésame en este momento tan duro.

Artículo relacionado

“Tenía 93 años y estaba estupendamente”. Víctor Sandoval regresaba a 'Sálvame' tras la repentina muerte de su madre. Después de haber logrado superar el virus y recibir el alta, la madre del colaborador no conseguía superar las secuelas de la enfermedad y fallecía una semana después: “Lo último que le dije fue qué ganas de que llegue el verano para poder sacarte y llevarte a una cafetería. Hacía tantos años que no lo hacía... Dejó de salir por mi padre, porque no podía salir”.

Las muestras de cariño de amigos y compañeros no han dejado de suceder. María Teresa, Campos, Terelu, Carmen Borrego, Bertín Osborne e, incluso, Toño Sanchís, han querido mandarle todo el apoyo del mundo. Pero, desgraciadamente también ha habido grandes ausencias que no va a perdonar nunca, como es el caso de Israel Sancho, su compañero en Guadalix de la Sierra y el mismísimo Nacho Polo, su expareja.

Victor Sandoval

“Ha luchado hasta el último momento”, se rompía Víctor. El tertuliano ha narrado lo que vivió junto a su madre y sus hermanos y el terrible trance que supusieron los últimos momentos. “Le alargaron la agonía casi durante una semana. No se lo voy a perdonar en la vida. Mi madre con unos dolores... Por dentro estaba muriendo. El entierro fue el día de la madre, ¿te crees que se puede enterrar a una madre el día de la madre? No tuvo suerte ni para morirse”, se lamentaba muy duro con él mismo.

Una promesa para su madre

“Juro que nunca me voy a separar de mis hermanos. Como homenaje a mi madre”, ha sentenciado Víctor.

También ha tenido palabras de agradecimiento para los muchos amigos y compañeros que han querido estar a su lado. “Bertín Osborne me ha sorprendido. También las Campos, las tres, incluso Teresa”.