Le tocó el difícil trago de dar la noticia. Kiko Hernández se situaba muy serio ante las cámaras y leía el comunicado que acababa de emitir Mediaset anunciando el despido fulminante de Marta López. La actitud irresponsable de la colaboradora hacía que la cadena tomase medida inmediatas y prescindiera de ella en el acto. Un ‘castigo’ que ha durado poco, ya que López ha regresado ya tras haber dado negativo en un segundo test. ¿Y cómo se lo tomó todo Kiko? El colaborador se ha sincerado acerca de la única acción que decidió tomar…

Artículo relacionado

Kiko Hernández no podía ocultar el malestar que le había provocado el comportamiento de su amiga Marta López. El colaborador, muy precavido con todo lo relacionado con la enfermedad y la exposición de su familia, se sentía profundamente decepcionado con lo ocurrido. También por el despido de Marta, ya que Hernández había sido uno de los que más se había alegrado de la vuelta de la ex ‘gran hermana’ a la primera línea de la actualidad.

“Me decepcionó”, afirma ahora Kiko. El colaborador, cuando vio el comportamiento de su amiga, tomó una decisión radical: bloquearla. “La bloqueé y la desbloqueé el día que leí aquí el comunicado”, se explicaba en directo. Tal vez la contundencia de las medidas que habían tomado contra ella afectaba al colaborador y decidía levantarle el veto. Eso sí, el peligro de la situación sigue estando en su cabeza. “Me dijo una semana antes que quería venir a mi piscina con las niñas”, deslizaba Kiko no sin preocupación.

La colaboradora, eso sí, no puede tener ya más frentes abiertos. Con una actitud que no ha gustado a la mayoría de sus compañeros de ‘Sálvame’, López ha focalizado todo su enfado en Lydia Lozano. La guerra entre las compañeras es ya irreconciliable, sobre todo al rodear la figura de Charly, el marido de Lozano.