Para ponernos en situación nos tenemos que remontar al pasado mes de abril cuando Belén Esteban compró por medio de una puja pública la casa de su exrepresentante, Toño Sanchís, situada en Villanueva del Pardillo (Madrid). Convirtiéndose así en la única dueña del inmueble en el que actualmente todavía reside el manager con su familia.

Según ha informado en exclusiva la periodista Leticia Requejo desde 'El programa de Ana Rosa', el manager "habría hecho un uso indebido de la casa" de la colaboradora al cederla para la grabación de un spot de publicidad, una cesión por la que podría haberse embolsado "alrededor de 15.000 euros".

Artículo relacionado

Al parecer, según explica la redactora si esto fuera verdad: "Belén podría emprender acciones legales y Toño se enfrentaría a un nuevo delito en el que tendría que pagar una nueva multa" a la colaboradora de 'Sálvame. Y es que según han comentado varios de los colaboradores del programa para hacer un contrato con cualquier agencia se tendría que demostrar que se es el propietario del inmueble.

Esto aviva aún más si cabe el enfrentamiento de Belén contra Toño, quien hace a penas unas semanas confesaba que su examigo debería haber abandonado ya la casa, cosa que aún no ha sucedido.