Tom Brusse cambió de vida tras 'La isla de las tentaciones' y tras romper con Melyssa Pinto vuelve a sonreír junto a Sandra Pica, a la que conoció en República Dominicana y con la que cayó en la tentación. Melyssa también es feliz con un nuevo amor pero no perdona lo que su ex le ha hecho, así se lo contó a Lecturas en su primera entrevista en exclusiva tras el reality. Ahora le ha tocado el turno al empresario.

Artículo relacionado

Tom Brusse y su nueva pareja, Sandra, han concedido una entrevista muy íntima a Lecturas y algunas de sus declaraciones son tan sinceras como demoledoras. Así, el joven francés ha relatado cómo fue su encuentro íntimo con Melyssa tras 'La isla de las tentaciones' y ha dado todo lujo de detalles, algunos realmente dolorosos. "Melyssa me quería perdonar por todo. Ella se sentía mal, lloraba...Yo le decía que no podíamos estar juntos", ha empezado contado.

Melyssa y Tom

Melyssa y Tom en los momentos más felices de su noviazgo.

Instagram @melyssapiinto

"Quedé con ella para recoger mis cosas, subió a mi hotel, empezamos a hablar. Ella sabe manipularme. Melyssa gritaba y lloraba. “Tom, quiero volver contigo”. Se me partió el corazón. Empecé a llorar. Nos besamos. Nos acostamos. Después nos fuimos a cenar. Yo ahí estaba mal. Me di cuenta de que ya no sentía nada por ella, pensaba en Sandra", ha contado Tom Brusse a esta revista. Sin pelos en la lengua, el ex participante de 'La isla de las tentaciones' ha reconocido que se acostó con Melyssa por "pena".

Artículo relacionado

Desde ese momento, Tom asegura que Melyssa no dejaba de llamarle pero su corazón y su vida ya estaba junto a Sandra. En cambio, se veía incapaz de hacerle daño y ahora se arrepiente de ello: "Melyssa me decía, llorando: “Por favor, que me voy a morir”. Decía que se quería matar. Entonces yo le decía: "No, no te preocupes, te quiero". No he hecho bien en darle esperanzas para tranquilizarla. Tenía miedo de su reacción.".

Tom Brusse hoguera

Tom Brusse durante su participación en 'La isla de las tentaciones'.

Telecinco