¿Tienen los colaboradores de 'Sálvame' miedo a su compañero Kiko Hernández? Esa es una de las cuestiones que han intentado determinar este martes en plató. Para ello, han hecho pasar por el polígrafo a los tertulianos que estaban presentes en plató como Belén Esteban, Lydia Lozano, Chelo García-Cortés, Terelu Campos y Anabel Pantoja.

La tensión se palpaba en el ambiente, porque no hay una emoción que se le escape a Conchita y todos los saben. Le tocaba el turno de pasar por la máquina de la verdad a la sobrina de Isabel Pantoja. Mientras tanto, sus compañeros debatían sobre por qué les impone tanto Kiko. A través de la pantalla gigante que preside el plató se veía a Anabel contestando a las preguntas de la experta.

Artículo relacionado

La colaboradora volvía a ocupar su silla, pero no tenía buen aspecto. Estaba un poco pálida, sudaba, pero a la vez sentía escalofríos y no paraba de repetir: "Me siento mareada". Sus compañeros se alertaban de las señales que estaba dando Anabel y barajaban la posibilidad de que podía haber sufrido una bajada de tensión. Paz Padilla no se la quería jugar y la instaba a descansar en un lugar más cómodo. "No dudes en decirnos si te encuentras mal o se te va pasando", le decía la presentadora.

Anabel, que se había ido refrescando con agua, se levantaba con dificultad subida a unos impresionantes tacones. "¡Uy! ¡Qué mareo!", decía mientras intentaba mantener el equilibrio. Padilla la obligaba a colocar la cabeza sobre el regazo de Kiko Hernández, que estaba sentado en el sofá, y le levantaba las piernas para facilitar el riego sanguíneo. Entretanto, su compañero la abanicaba. A los pocos instantes, la prima de Isa Pantoja se reincorporaba, incómoda por la situación, y poco a poco se ha ido sintiendo mejor. ¿Provoca tanto miedo Kiko Hernández que hasta provoca lipotimias entre sus compañeros de programa?