A Tamara Gorro le sobra la energía y una vez más lo ha vuelto a demostrar. Lo ha hecho dándolo todo. ¡La colaboradora ha tenido dos fiestas en solo unas horas! Eso sí, han sido muy diferentes entre sí. Tamara ha sido una de las invitadas al cumpleaños de Dulceida.Una celebración de tres días en la que se lo ha pasado en grande. Ha disfrutado del buen tiempo en la playa y ha lucido su mejor estilismo en la fiesta de disfraces que tuvo lugar ayer por la noche.

Artículo relacionado

La mujer de Ezequiel Garay ha vestido uno de los disfraces más espectaculares. Tamara se ha decantado por el disfraz de la madrastra de Blancanieves y se ha metido en su papel. Ha compartido numerosos videos en sus redes sociales en los que da buena cuenta de lo bien que se lo ha pasado junto a otros influencers, con cambio de disfraz incluido. Porque durante el último rato de la fiesta, Dulceida y ella se han intercambiado el atuendo y Tamara se ha vestido de Bella. Tras una noche que ha acabado muy tarde, la colaboradora ponía rumbo a casa. Desde el aeropuerto ha mostrado lo cansada que estaba con gafas de sol incluidas pero esa falta de sueño no se ha notado nada cuando ha llegado a su casa…

¡Allí le esperaba otra fiesta! Pero esta vez infantil. Nada más llegar Tamara ha convertido su salón en el lugar perfecto para los bailes y esta vez con los mejores acompañantes, sus hijos Shaila y Antonio. Los tres han bailado al ritmo de canciones infantiles y se lo han pasado en grande. Además la colaboradora ha recordado la fiesta de anoche poniendo de fondo la película La Bella y la Bestia, una de las preferidas de su pequeña. ¡Un fin de semana de lo más completo!