Las emociones contradictorias se agolpan en el corazón de Tamara Falcó. En un año duro de tristísimas pérdidas, en el que ha vivido la muerte de su padre, Carlos Falcó, de su cuñado, Jaime Carvajal, y de su tío Fernando Falcó; también ha sido una etapa en el que ha podido desprenderse del apellido "hija de...". Tamara Falcó se ha reafirmado como una de las 'influencer' más reputadas, estrella mediática y se ha enamorado. Recién estrenados los 39 años, y cuando su incipiente relación con Íñigo Onieva da sus primeros pasos, ahora recibe una gran noticia, esperada, eso sí, pero no menos importante: Tamara Falcó ya es oficialmente marquesa de Griñón.

Artículo relacionado

Este lunes 7 de noviembre, en el BOE (Boletín Oficial del Estado) figura el anuncio de la orden con el que se tramita la Real Carta de Sucesión por la que Tamara Falcó recibe formalmente el título nobiliario de marquesa de Griñón. Esta orden llega justo ocho meses después del fallecimiento de su padre y anterior marqués de Griñón, Carlos Falcó. Ocho meses después de aquella amarga y descorazonadora despedida de sus hijos en silencio sepulcral y si poder reconfortarse apenas con cálidas palabras y gestos de cariño. Un funeral del que Lecturas fue testigo, cuando la pandemia golpeaba con más fuerza y que se vio afectado por las estrictas restricciones para luchar contra el coronavirus, que fue la causa de su muerte.

Tamara Falcó

Artículo relacionado

De esta manera, Tamara Falcó consigue cumplir el deseo y la voluntad de su padre: llevar el título al que sentimentalmente estaba más unido. La hija de Carlos Falcó e Isabel Preysler se convierte en la VI marquesa de Griñón –pero no Grande de España, como su hermano Manuel–, título creado por la reina Isabel II en 1862.

Junto a Tamara Falcó, ya son tres los hijos de Carlos Falcó que han recibido título nobiliario. Xandra es marquesa de Mirabel y, desde septiembre, Manuel es marqués de Castel-Moncayo.