El coronavirus se está cobrando miles de muertes desde que la pandemia sumió en la angustia y el confinamiento a prácticamente todo el planeta. Despedir a un ser querido es de los momentos más duros a los que se enfrenta una persona a lo largo de su vida, pero esta crisis ha traído consigo otro tipo de dolor casi insoportable. Las personas que no consiguen superar su embiste mueren solos, y su círculo íntimo se ve obligado a despedirse de ellos fugazmente, sin poder reconfortarse con muestras de cariño, y volviendo rápidamente a la cruel cuarentena. Así ha sido paraTamara Falcó y sus hermanos mayores, Manolo y Xandra despedían el lunes 23 de marzo a su padre, Carlos Falcó.

Artículo relacionado

El marqués de Griñón fallecía el 20 de marzo a los 83 años a consecuencia del coronavirus. Tal como contamos en exclusiva en nuestras página de Lecturas, los hijos del empresario tuvieron que esperar a que pasara el fin de semana para decirle adiós. Un adiós triste y frío adiós del que ahora publicamos sus duras imágenes. El dolor de Tamara y sus hermanos se intuía en la expresión de sus miradas, la única señal de emoción que las mascarillas, los guantes y la ropa de abrigo dejaban a la vista.

Artículo relacionado

La ganadora de 'MasteChef Celebrity', que sufrió un ataque de ansiedad al enterarse de la terrible noticia, solo pudo ver el féretro de su padre en el momento antes de la cremación, a las cinco y media del 23 de marzo. Ella y sus hermanos tocaron tímidamente el ataúd a modo de despedida y formaron un círculo de oración en su memoria. Pero ni un abrazo ni un gesto cercano con el que poder aliviar el vacío de la pérdida de su padre, a quien Tamara ha descrito en redes como "una persona excepcional" y un "idealista, bueno y generoso con sus hijos y amigos", al que siempre llevarán "vivo" en su memoria.

Ahora Tamara, que sigue recuperándose del mazazo emocional en su confinamiento, se encuentra acompañada de su madre, Isabel Preysler, quien se ha convertido, junto a su hermana Ana Boyer, en su mejor apoyo.