La vida sigue... Apenas han pasado tres días de la pérdida de Beatriz Arrastia y sus familiares ya han tenido que retomar sus compromisos profesionales. Tamara Falcó se encontraba de vacaciones en Marbella cuando tuvo que viajar con premura hasta Madrid para estar a su lado y en el de su madre en estos últimos y difíciles momentos. Tal y como ella quería, era despedida lejos de los focos en la más estricta intimidad de la casa en la que vivió los últimos 20 años. Rodeada de su hija y gran parte de sus nietos, para quienes siempre ha sido un referente de vida y un pilar imprescindible.

Artículo relacionado

Este martes, Tamara Falcó recuperaba su rutina y era vista saliendo de casa de Isabel Preysler vestida con el uniforme de Le Cordon Bleu donde sigue con su formación para convertirse en chef. Con gesto serio y cubierta por unas oscuras gafas de sol, la joven prefirió no dar declaraciones al respecto. La influencer se ha instalado temporalmente en casa de su madre mientras pasan estos primeros días de duelo y así mostrar su apoyo a la socialité.

Tamara Falcó

Tamara Falcó sale de casa de su madre, Isabel Preysler

Gtres

Artículo relacionado

Aunque Beba aseguraba que no podía elegir entre sus nietos, no es ningún secreto que con Tamara Falcó tenía una conexión especial. Fue ella quien la guio en el mundo de la fe cuando más lo necesitaba, algo que la hija de Carlos Falcó le agradecerá eternamente. Fue ella, junto a su hermano Julio José, quienes la llevaron al programa 'Volverte a ver' para que todo el mundo conociera su historia: "Gracias por ser la mejor abuela del mundo", exclamó la influencer, unas palabras que hoy cobran mucha importancia y dejan constancia del dolor que embriaga a todos los hijos de Isabel Preysler.

Ahora comienza una nueva etapa en la que aunque no podrán disfrutar de su compañía ni de sus consejos, siempre recordarán la vitalidad, energía y optimismo con la que Beba siempre vivió la vida. ¡Todo un ejemplo para ellos!