Un nuevo varapalo ha sacudido a la familia de Isabel Preysler. Betty o Beba, como la llamaban cariñosamente, fallecía este domingo, 22 de agosto, en Madrid rodeada de toda su familia. De origen filipino, Beatriz se instaló junto a la reina de corazones en la capital tras el fallecimiento de su marido en 1992 y aunque siempre ha preferido mantenerse al margen de la vida pública, sus hijos y nietos sentían auténtica pasión por ella.

Artículo relacionado

A pesar de pertenecer a una de las familias más mediáticas de nuestro país, Beatriz solo apareció una vez en televisión. La madre de Isabel Preysler fue sorprendida por dos de sus nietos en el programa 'Volverte a ver' en 2019, donde hizo gala de su simpatía y no dudó en deshacerse en halagos hacia su hija y sus nietos: "No tengo palabras para expresar el cariño que les tengo. Me sale del alma. Me conocen bien, saben lo que quiero", comentaba. "Gracias por ser la mejor abuela del mundo", manifestaban con la boca llena los jóvenes.

Julio Iglesias jr, Tamara Falcó y Beatriz Arrastia
Telecinco.es

A pesar de su optimismo, Beatriz tuvo una vida realmente complicada. Cabe recordar como tuvo que hacer frente a la muerte de tres de sus seis hijos, uno de ellos siendo solo un adolescente víctima de las drogas.

Probablemente, Tamara Falcó es la que más tiempo ha pasado junto a su abuela. Hace solo unos meses, la joven aprovechaba su presencia en un evento celebrado en el Teatro Real para hablar de lo que significaba para ella Betty, una auténtica inspiración. Fue ella quien la introdujo en el mundo de la fe: "Ella nació en el campo, en Filipinas, se enamoró locamente de mi abuelo, vivió la II Guerra Mundial y tuvo seis niños. Y tiene esa fe, ese amor inquebrantable... Que conservó incluso cuando se mudó a España, aun cuando en casa nadie iba a misa y nos metíamos bastante con ella", relataba Tamara con orgullo y es que asegura que gran parte de la mujer que es lo es gracias a su abuela.