Después del accidentado arranque de esta edición de 'Supervivientes' y a la espera de saber quién será la primera expulsada, este sábado hemos sabido cómo se encontraban algunos de los concursantes antes de tirarse desde el helicóptero. Desde Los Cayos, Sergio Carvajal, Maestro Joao, Raquel Mosquera, Mª Jesús Ruiz, Alberto Isla y el cantante Francisco quisieron dejar constancia de sus impresiones y de toda la energía con la que empezaban el concurso.

En general, todos se encontraban nerviosos por lanzarse (literamente) a esta experiencia que casi al 100% cambiará sus vidas para siempre. Aprenderán a sobrevivir y a convivir y, a menudo, eso suele traer bastantes complicaciones. Sin embargo, también acaba resultando una experiencia inolvidable y reveladora, y ellos lo saben. "Para mí, haber llegado hasta aquí ya es una victoria", decía Alberto Isla el jueves.

Artículo relacionado

"Esto es un paraje precioso. Estoy un poco nervioso porque estamos a punto de empezar y, nada, mucho ánimo, mucha fuerza y a tope", decía el influencer Serio Carvajal. Uno de los rostros semi-desconocidos de esta edición que arranca con mucha energía. Pero, sin duda, quien tenía más que decir antes de saltar al agua era el Maestro Joao, que pedía apoyo a sus seguidores y recibir (no sabemos exactamente cómo) todas sus buenas vibraciones. "Espero que me apoyéis, que me sigáis, que estéis conmigo, porque yo estoy muy muy feliz".

Otras, como María Jesús Ruiz o Raquel Mosquera, no sabían lo que les esperaba en los primeros días del concurso. Menos mal que venían con muchas ganas, porque si lo llegan a saber... A la ex Miss España, María Jesús Ruiz, le mordió una tortuga por una desagradable broma del cantante Francisco, justo antes de estas declaraciones. El incidente le dejó una considerable herida en el brazo y ahora lleva una venda. Por su parte, Raquel Mosquera se cayó de la tirolina en la primera prueba entre ambos grupos de concursantes. La pobre se dio un buen piñazo contra el agua, pero todo quedó en un susto. Eso sí, ahora está nominada y esta noche oiremos su alegato.